Los expertos ven a la agricultura como el próximo gran uso de los drones

0
12
La Administración Federal de aviación considera que podría haber decenas de miles de pequeños aviones no tripulados o drones comerciales en los cielos para 2030 (Foto cortesía  de Volt Aerial Robotics)
La Administración Federal de aviación considera que podría haber decenas de miles de pequeños aviones no tripulados o drones comerciales en los cielos para 2030 (Foto cortesía de Volt Aerial Robotics)

Drones en decenas de miles estarán en los cielos para 2030, predice la Administración Federal de Aviación estadounidense. Pero donde algunos temen armas de precisión o vuelo de cámaras espía, Steve Markofski ve tractores voladores.
Markofski, un nuevo planificador de negocios para Yamaha, espera repetir el éxito que ha tenido la empresa en Japón con el RMAX, un vehículo aéreo no tripulado que aplica fertilizantes y herbicidas sobre granjas de allí.

“En Japón, el RMAX tiene más en común con un tractor que con un helicóptero”, dijo Markofski sobre el helicóptero a control remoto que se ha utilizado en ese país durante dos décadas.

La agricultura se espera que sea uno de los mayores mercados potenciales para drones en Estados Unidos, cuando la FAA publique normas para abrir los cielos en 2015 y aumenten los usos comerciales de vehículos aéreos no tripulados, UAVs, o drones.

En Arizona, donde miles ya trabajan en la producción de drones o afines, nuevos mercados comerciales podrían significar nuevos puestos de trabajo.

La Asociación Internacional de Sistemas de Vehículos no Tripulados predijo una alta demanda de drones de agricultura que será capaz de rociar los cultivos con herbicidas y pesticidas y ofrecer acceso a datos baratos y actualizados sobre la salud de los cultivos.

“El caso de la agricultura de precisión se basa en la eficiencia económica,”, dijo Darryl Jenkins, autor del informe de marzo de la asociación.

Dijo que los drones se utilizarán para inspeccionar granjas grandes y localizar las áreas que necesitan fertilizantes y pesticidas para evitar desperdiciarlos. La aplicación y el estudio de cultivos actualmente pueden hacerse con aviones o helicópteros, pero los drones harán a la tecnología más asequible y accesible.

Robert Blair, un agricultor de trigo de Idaho, comenzó a buscar aeronaves no tripuladas como una solución de topografía en 2006, después de gastar $9.000 dólares en un vuelo de avión tripulado y esperar semanas para obtener los datos.

Después de experimentar con un kit, decidió construirlo el mismo. El resultado es un drone que pesa menos de 5 kilogramos, tiene una envergadura de 3 metros y le da información oportuna sobre la enfermedad, las malas hierbas y el agua en sus 1.500 hectáreas que no pudo conseguir de otra forma.

Blair estima que, incluyendo el costo de todas las muestras y exposiciones comerciales a las que asistió para investigar, ha invertido arriba de $300.000 dólares en su UAV. Pero además de ser más rápido, es más barato operar un drone que contratar un avión y su piloto para hacer el mismo trabajo, dijo.

Aunque la FAA prohíbe volar con fines comerciales, permite el control remoto operado por aficionados, reglas que Blair sigue cuando examina su tierra. Desde que vio los beneficios de la agricultura con drones, él ha hecho lobby con senadores de su estado y la FAA para asegurarse que grandes grupos comerciales agrícolas tengan un asiento en la mesa cuando se especifiquen las normas.

Blair dijo que él se siente frustrado por cuanto Estados Unidos ha caído detrás de Japón y otros países, mientras espera que la FAA redacte los reglamentos para la nueva industria.

“Este es el país en el que se desarrolla la tecnología, pero todavía tenemos la burocracia que no nos permite usarla” dijo.

Blair cree que los aviones no tripulados son la pieza que faltaba en la agricultura de precisión que llevará al mundo al siguiente nivel de producción necesario para alimentar a una población en explosión, y por eso continúa utilizándolos.

“Hay pocos momentos en el tiempo donde una persona puede efectuar cambios positivos en una industria que ama”, dijo.

También siente que los drones de agricultura deben gestionarse por separado de los drones haciendo trabajos de seguridad pública, porque cree que los agro UAVs representan menos amenaza a la privacidad y seguridad.

Blair y la Asociación de Vehículos No Tripulados apuntan a Japón como un modelo para el uso exitoso de aviones no tripulados en la agricultura. Funcionó bien, dijeron, porque el Ministerio de agricultura japonés encargó la tecnología en lugar de inhibir la comercialización de aviones no tripulados.

Markofski dijo que el Ministerio había identificado al envejecimiento de la población como un problema de la agricultura y quería mecanizar la agricultura para alentar a las generaciones más jóvenes a permanecer en las explotaciones familiares. Pidió a Yamaha que empezara a desarrollar un avión no tripulado en 1983.

Eso condujo al desarrollo en 1991 de un helicóptero no tripulado para rociar herbicidas y fertilizantes. La privacidad no era una preocupación en aquel tiempo, porque la agricultura era el único uso para los aviones no tripulados.

Ahora conocidos como los RMAX, los helicópteros de Yamaha son de 3 metros de largo y 90 kilogramos de peso. Se alquilan a operadores entrenados que son contratados por los agricultores, tal cual con los fumigadores en los Estados Unidos

La aplicación de precisión en Japón es fundamental porque las granjas son de alrededor de cinco hectáreas en tamaño, y usando un helicóptero grande conduce a la difusión de fertilizantes sobre casas.

Desde que los helicópteros se introdujeron por primera vez, su uso se ha extendido desde 100.000 hectáreas en 1991 a poco menos de 2,5 millones hectáreas o cerca del 40 por ciento de los campos de arroz del país.

Yamaha ha exportado desde entonces el RMAX a Corea del sur y empezará a exportarlos a Australia este año. Markofski dijo que la empresa espera entrar en este país en el año 2015, cuando Yamaha apunte a cultivos de Estados Unidos de tamaño mediano como las uvas, pistachos, almendras y, por supuesto, arroz.

Jenkins predice que habrá más oportunidades para los empresarios interesados en la producción y prestación de servicios con pequeños drones, en lugar de competir con grandes empresas establecidas.

Uno de ellos es Rory Paul, quien fundó Volt Aerial Robotics en Missouri con la esperanza de usar aviones no tripulados para inspeccionar cultivos para los agricultores.

Paul está diseñando y vendiendo sus aviones teledirigidos, aun cuando la FAA trabaja en regulaciones, pero él ve la oportunidad para la industria a través de la aplicación de precisión de herbicidas y fertilizantes. Aun cuando un agricultor sólo pueda reducir su aporte de herbicidas y fertilizantes en un 1 por ciento y aumentar su producción en un 1 por ciento, se multiplicará en toda la industria.

“Estás hablando de miles de millones de dólares de dividendos a través de esta tecnología”, dijo Paul.

Artículo traducido al español por Drones-Argentina.com.ar
Fuente: http://ktar.com/22/1633069/Experts-see-farming-as-next-big-use-for-drones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí