¿Por qué no debemos temer a los drones personales?

0
123

Un esquiador con su drone personal en modo “sígueme”
Un esquiador con su drone personal en modo “sígueme”
Los Drones, al igual que la mayoría de los robots, están diseñados para trabajos que son “aburridos, sucios o peligrosos”. Sabemos lo que eso significa en un contexto militar – De todo, desde interminables “merodeos” sobre las zonas de combate, a la guerra por control remoto con los pilotos a salvo en un remolque en Nevada – pero pronto los drones civiles estarán volando por encima de nuestras cabezas como algo normal aquí en casa. ¿Qué es lo que van a hacer?

La presunción más usual es que van a ser de vigilancia policial y de espionaje en general. Curiosamente, eso es lo que la gente temía de las computadoras, que también se habían presentado como una tecnología militar, cuando comenzaron a ser utilizadas comercialmente en la década de 1960. La preocupación entonces era que las computadoras se utilizarían principalmente para espiarnos a nosotros, como un brazo del Gran Hermano. Sólo décadas más tarde, una vez que todos tuvimos una, qué hemos averiguado que son mejores en el trabajo, el entretenimiento y la comunicación entre sí, comenzaron a ser bienvenidas a nuestras vidas. Esto se debe a que podíamos controlarlas y adaptar su uso a nuestras propias necesidades, lo cual nos hizo increíblemente bien.

Este cambio ya está en marcha con los aviones no tripulados. Sus versiones personales son pequeñas, baratas y fáciles de usar. Cuestan tan poco como $ 300 dólares y son robots voladores guiados por GPS totalmente autónomos (mi empresa, 3D Robotics, es una de las muchas haciéndolos). Vuelan por sí mismos, desde el despegue hasta el aterrizaje, e incluso pueden seguir el terreno por kilómetros. Ya hay más en manos de los aficionados que de los militares, y algunos de sus usos puede sorprender. Los drones civiles no sólo hacen los trabajos “aburridos, sucios y peligrosos” mejor, sino que también pueden hacer que los trabajos más caros resulten más baratos. En un mundo de los mapas de Google, la ventaja de las vistas aéreas están claras, pero los satélites y aviones tripulados son caros y las imágenes que toman son a menudo desde demasiado lejos o demasiado infrecuentes para ser útiles. Los drones pueden obtener mejores vistas, con más frecuencia. Y esas fotos pueden ser de exactamente lo que quieres ver – un momento, los ojos en cualquier parte del cielo, controlado por usted, no “El hombre”.

Tome videos de deportes. Si usted es un windsurfista y quiere un gran video para YouTube de sus hazañas, no va a conseguirlo desde la orilla, y la contratación de un helicóptero tripulado y equipo de cámara que lo siga en alta mar no es barato. Pero si usted tiene un botón de “Sígueme” en el cinturón, usted puede pulsar ese botón y un avión no tripulado Cuadricóptero con una cámara puede despegar de la costa, posicionarse 10 metros de altura y 10 metros de distancia de usted y automáticamente seguirlo mientras usted surfea las olas, con la cámara enfocándolo a usted todo el camino (cuando la batería esté baja, puede volver a la costa y aterrizar por si mismo). Avance rápido un año hacia el futuro, y ese mismo botón “Sígueme” se convertirá en un sticker “Sígueme”, que puede ponerse en una pelota de fútbol. Ahora el helicóptero pueda seguir la acción del partido de fútbol de su hijo, con la calidad de video aéreo de una transmisión profesional deportiva.

Un padre ya ha puesto a su drone personal a acompañar a su hijo a la parada del autobús escolar. Otro equipo ha configurado un avión no tripulado para ser un “periscopio” personal, que vuela por encima de la cabeza, y que le da una vista de vídeo desde tres metros de altura. Alguien más ha programado un avión no tripulado para volar delante de un corredor, como un conejo plástico de un galgo, animándoles a mejorar el ritmo.

Comercialmente, el potencial es aún mayor. Los agricultores ya están utilizando aviones no tripulados para vigilar sus cultivos, una foto aérea semanal de un campo puede darles la información que necesitan para utilizar menos productos químicos y el agua en las plantas, ahorrar dinero y cuidar el medio ambiente. Los científicos usan drones para la conservación de la vida silvestre, por ejemplo cartografían los nidos de las especies en peligro de extinción sin molestarlas. Y las compañías de energía utilizan aviones no tripulados para vigilar torres eléctricas y gasoductos.

Lo que antes era tecnología militar ahora puede ser utilizado por los niños y estoy seguro de que una generación que está creciendo con drones – mis hijos juegan en el parque con ellos los fines de semana – encontraran un mejor uso de lo que podía imaginar. Lo que nosotros, los técnicos, sabemos es que pronto van a ser baratos y muy fácilmente accesibles, lo que no sabemos es qué aplicación va a surgir como resultado. Mañana usted puede ver como habitual administrar una granja con un enjambre de robot fumigadores. O ver los sets de filmación con cámaras flotando. O esquiadores seguidos de videodroids personales. O, más probablemente, algo que no puedo imaginar, que sea mejor que cualquiera de los usos antes mencionados. Eso es lo que sucede cuando se agrega “personal” a una tecnología. Se convierte en algo nuevo, a menudo más poderoso en las manos de la gente común de lo que nunca fue en manos de unos pocos.

Escrito por Chris Anderson (@chr1sa): director general de la empresa 3D Robotics, fundador de DIYDrones.com (n. del t.: haga usted sus propios drones) y ex editor en jefe de la revista Wired.

Artículo traducido al español por Drones Argentina.
Fuente: http://ideas.time.com/2013/01/31/why-we-shouldnt-fear-personal-drones/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí