Drones baratos y descartables, los nuevos cazadores de tormentas

El drone Datahawk, un avión no tripulado desechable que estudiará el derretimiento del hielo en el Océano Ártico

El drone Datahawk, un avión no tripulado desechable que estudiará el derretimiento del hielo en el Océano Ártico

Nuevos aviones no tripulados hechos de materiales desechables ofrecen una opción económica para la recogida de datos en entornos de alto riesgo, como la medición de la velocidad de un incendio forestal o la temperatura de un volcán.

Después del uso, los drones se dejan descomponer dondequiera que aterricen.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) ha estado utilizando los sistemas de aeronaves no tripuladas desechables y prescindibles (UAS) para realizar un seguimiento de clima de alto impacto tal como ciclones tropicales y huracanes. Debido a su pequeño tamaño, los UAS también pueden controlar los santuarios marinos y otros ecosistemas protegidos sin la interferencia humana.

“Queremos el coste lo más bajo posible, por lo que utilizamos estos en lugar de aviones tripulados”, dijo Robbie Hood, el director del programa UAS del NOAA. “Podemos ponerlos en situaciones peligrosas, por lo que si nosotros los perdemos, no hemos perdido la vida humana.”

Aquí hay tres drones desechables creados para recopilar información en las áreas donde incluso el cazador de tormentas más atrevidos no entraría.

El DataHawk

Los humanos no son los únicos que sufren el calor del verano, los icebergs del Ártico tienen que luchar para sobrevivir a los cambios rápidos de las condiciones del océano durante el periodo de fusión en verano. El DataHawk, diseñado por los ingenieros Dale Lawrence y Scott Palo de la Universidad de Colorado en Boulder, estudiará a un costo bajo qué condiciones locales están contribuyendo al derretimiento del hielo en el Océano Ártico.

El DataHawk se desplegará esta semana de la vertiente norte de Alaska hasta un lugar de aterrizaje dirigido sobre la superficie del mar. Una vez que el avión no tripulado aterrice (mejor dicho acuatice), flotará como una boya, mientras tanto liberará censores a diferentes profundidades del Océano Ártico, para medir la temperatura del agua hasta una profundidad de 33 pies (10 metros).

El drone se utiliza como parte del Experimento de Observación y Procesamiento de la Zona de Hielo Marginal de la Universidad de Colorado, que mide variables como la salinidad superficial del mar y la temperatura en el Ártico para entender por qué el derretimiento del hielo se está produciendo a un ritmo tan rápido.

Los grandes UAS pueden costar millones de dólares, pero los 600$ (dólares estadounidenses) que cuesta el DataHawk -hecho de una espuma elástica llamado polipropileno- son baratos en comparación. Su creador Lawrence predice que la batería de 700 gramos (25 onzas) del modelo tendrá una duración de entre diez días y dos semanas en la superficie del océano.

El DataHawk no está necesariamente diseñado para ser perdido, dice Lawrence, pero el diseño relativamente barato proporciona a los científicos flexibilidad para enviar el vehículo a las zonas de difíciles de acceder de otros modos.

“Si un gran viento se lleva esto lejos, que no es gran cosa. No vamos a gastar mucha energía para recuperarlo, lo que da un gran costo de operación-no tenemos que planificar con tanto cuidado o tener muchas contingencias [como una gran UAS tendría] “, dijo.

Un drone elaborado como un avión de papel

Un drone elaborado como un avión de papel

Mensajes voladores

Este avión de papel, un artilugio volador plegable familiar, es en realidad un robot.

Paul Pounds de la Universidad de Queensland en Australia ha diseñado un vehículo aéreo no tripulado desechable (UAV) a partir de papel biodegradable. Sensores preparados para una tarea específica se imprimen directamente sobre el cuerpo del avión y los motores de alambre pequeños llamados actuadores de bobina móvil se unen para la dirección. Los materiales para el avión cuestan $ 50 (dólares estadounidenses).

El papel puede ser biodegradable, pero la electrónica puede lixiviar sus productos químicos peligrosos en el suelo después de su eliminación. Pounds dice que su equipo de investigación es consciente de este problema y explorar activamente un sensor electrónico para crear un avión no tripulado con un impacto cero sobre el medio ambiente.

Un avión no tripulado con forma de semilla de arce

Un avión no tripulado con forma de semilla de arce

La semilla de arce

Desde el mismo grupo que diseñó el modelo de avión de papel viene otro avión no tripulado con forma de semilla de arce. El prototipo, llamado el Samara, utiliza una pequeña placa de circuito con un sensor para recoger información del medio ambiente que se transmite luego por radio. La forma natural de semillas permite que el avión no tripulado caiga lentamente sin paracaídas voluminosos o sistema de detención.

En este momento el modelo puede funcionar durante unas dos semanas, y Pounds está trabajando para alargar este tiempo mediante el desarrollo de una célula solar para proporcionar cantidades indefinidas de poder.

“La forma de semilla del Samara fue desarrollada con referencia a las estructuras naturales existentes y los buenas experimentos de ingeniería antigua,” dijo Pounds. Si se produce en grandes cantidades, el costo del modelo podría ser tan bajo como $ 5 (dólares estadounidenses) por semilla, agregó.

Con la tecnología de bajo costo como la del Samara, los científicos pueden experimentar en lugares difíciles de alcanzar como vertederos de tierras radiactivas o zonas de hielo, sin tener que preocuparse acerca de la recaudación de fondos o la protección de la seguridad humana.

Artículo traducido al español por Drones Argentina.
Fuente: http://news.nationalgeographic.com/news/2013/13/130725-drone-uav-uas-disposable-wildfire-storm-chasers/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *