La Universidad de Míchigan desarrolla drone para agricultura

El drone de la Universidad de Míchigan

El drone de la Universidad de Míchigan

Investigadores de la Universidad Estatal de Míchigan (MSU) están usando su primer vehículo aéreo no tripulado para ayudar a los agricultores a maximizar los rendimientos mediante la mejora de la gestión del nitrógeno y del agua y la reducción del impacto ambiental como la lixiviación de nitratos o de las emisiones de óxido nitroso.

Para esta iniciativa, el UAV de la MSU mide como los cultivos reaccionan al estrés producido por factores como la sequía, la deficiencia de nutrientes o las plagas. El avión no tripulado vuela sobre el campo para documentar su estado, llegando a descender a centímetros del mismo. El retrato da a los agricultores detalles sobre la salud actual de sus cultivos.

Armados con este conocimiento, los agricultores pueden identificar rápidamente las áreas problemáticas y abordarlas con la precisión de un rifle, en lugar del enfoque de escopeta, dijo Bruno Basso, científicos de la MSU.

“Cuando uno tiene un corte en la piel y necesita desinfectante, no se sumerge en una piscina de desinfectante sino que se lo aplica sólo donde lo necesita y en la cantidad que sea estrictamente necesaria”, dijo Bruno, quien también es profesor de la Estación Biológica Kellog . “En lugar de cubrir todo el campo con fertilizante, se puede aplicar exactamente donde se necesita. Básicamente, tratamos de hacer lo correcto, en el lugar correcto, en el momento adecuado”.

El drone tiene tres sensores: un radiómetro de alta resolución, una cámara térmica que se utiliza para controlar la temperatura central y la hidratación, y un escáner láser que mide la altura de la planta individual en centímetros. A diferencia de los aviones tripulados, el avión no tripulado puede volar a altitudes bajas (menos de 100 metros) y en la mayoría de las condiciones meteorológicas, siempre que no haya mucho viento, cubre un patrón pre programado en piloto automático y proporciona datos más precisos de una manera efectiva en cuanto a costos.
“El UAV es como una placa de rayos X “, dijo Basso. ” Antes de que podamos diagnosticar el problema, tenemos que recoger la mayor cantidad de detalles. ”
La respuesta a la luz varía entre las plantas en función de su salud. A través de combinaciones de las bandas de reflectancia espectral, los investigadores pueden determinar la fuente principal de del estrés de las plantas, tales como el agua o el nitrógeno.

Con los rayos X en la mano, Basso, que forma parte de la Iniciativa Global del Agua de la MSU, puede conectar los datos en el modelo informático SALUS (Sistema para la Sostenibilidad del Uso del Suelo o System Approach for Land-Use Sustainability). SALUS es una herramienta de nueva generación para pronosticar los cultivos, el suelo, el agua y las condiciones nutricionales de los climas actuales y futuros. También se puede evaluar la rotación de cultivos, fechas de siembra, el riego y el uso de fertilizantes y los rendimientos de los cultivos de los proyectos y su impacto en la tierra.

La combinación de aviones no tripulados y SALUS permite a los agricultores a maximizar sus esfuerzos de una manera sostenible. Se pueden distinguir las plantas que necesitan agua o nitrógeno, y tratar en particular – en vez de la totalidad de su ámbito – de inmediato.
“Se basa en la necesidad real, no en la tradición, no en la historia o un plan recomendado por alguien más”, dijo Basso. “Es lo que las plantas necesitan ahora y es el último en la sostenibilidad.”
Esto no es teoría científica tampoco. Esto es lo que está sucediendo en los propios campos de los agricultores, que juega en términos de beneficio por hectárea y la preservación de su medio ambiente.

“Hay que usar la tecnología para ayudar a mejorar la vida de las personas”, dijo Basso. “La combinación de UAV y SALUS es poderosa y accesible.”
La implementación para ayudar a los agricultores es el uso inaugural del drone de la MSU. Basso está abierto a compartir con los demás y colaborar en nuevas investigaciones. El potencial de los drones aún no se ha maximizado, dijo.
La investigación de Basso es financiado en parte por la Fundación Nacional de Ciencia.

Artículo traducido al español por Drones Argentina.
Fuente: http://msutoday.msu.edu/news/2013/msu-lands-first-drone/

2 comments for “La Universidad de Míchigan desarrolla drone para agricultura

  1. Ramon Sanchez
    31 octubre, 2015 a las 12:41

    Estoy interesado en esta tecnologia. Soy Consultor de Proyectos y profesor universitario en suelo y riego. Se puede probar el modelo en Argentina? Creo que es futuro para monitoreo global

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *