Ojos agrícolas de alta tecnología ayudan a producir alimentos en Australia

Un científico que lleva a cabo una prueba de campo con el drone “Hexi-copter” y dos robots terrestres

Un científico que lleva a cabo una prueba de campo con el drone “Hexi-copter” y dos robots terrestres

Moviéndose con cuidado a lo largo de una fila de árboles de manzana, dos de los más nuevos trabajadores agrícolas de Australia comprueban si la fruta está madura, o si la tierra necesita agua o fertilizante.

Conozca a “Mantis” y “Camarón”, los robots agrícolas que se están probando para hacer estas tareas y más en un intento por reducir costos y mejorar la productividad en el sector agrícola, vital para la economía de Australia, que exportó $ 39,6 mil millones de dólares de lo producido en el año 2012.

Australia es uno de los líderes en el campo y, con un salario mínimo de $ 15,96 dólares australianos por hora y con una plantilla limitada, tiene un gran incentivo para usar robots y otras tecnologías como los aviones no tripulados para mejorar la eficiencia.

Se espera aprovechar a los vecinos asiáticos de rápido crecimiento, donde las crecientes filas de la clase media cada vez requieren más variedad y mejor calidad de los alimentos, desde arándanos hasta carne.

“La adopción de la nueva tecnología va a ser crucial para Australia para mantener su competitividad en términos de la agricultura global,” dijo Luke Matthews, estratega de materias primas del Commonwealth Bank of Australia.

“Si no se adoptan nuevas tecnologías, se puede renunciar a estas ambiciones de altos vuelos de ser la fuente de alimentos de Asia.”

La agricultura representa actualmente el 2 por ciento del producto interno bruto de Australia, pero el gobierno pronostica que podría alcanzar el 5 por ciento para 2050. Su crecimiento es particularmente importante ahora que el sector minero se está desacelerando.

Australia es el segundo mayor exportador de trigo del mundo y los productores de cultivos herbáceos ya están utilizando la tecnología especializada destinada a mejorar la eficiencia, incluyendo el software de posicionamiento por satélite para que los agricultores puedan trazar la tierra y el suelo para determinar los insumos óptimos.

El uso de estas tecnologías para optimizar el uso de fertilizantes puede aumentar la rentabilidad de las explotaciones de cereales en un 14 por ciento, según un estudio de la Commonwealth Scientific de Australia y la Organización de Investigación Industrial.

RECEPTORES DE COLOR

Un robot que sin esfuerzo pele fruta está aún un poco lejos, pero a través de una serie de tareas más simples se puede sumar a la tecnología existente, como por ejemplo la dirección automática de las cosechadoras.

Salah Sukkarieh, profesor de Robótica y Sistemas Inteligentes de la Universidad de Sydney y desarrollador de Mantis y Camarones, dice que la siguiente fase tiene como objetivo que los robots hagan trabajos cada vez más complejos, tales como el riego, y la cosecha en última instancia.

“Los hemos dotado de una gran cantidad de sensores, visión láser, radares y sensores de conductividad – incluyendo GPS y sensores térmicos”, dijo Sukkarieh, hablando en su laboratorio, donde se aloja una colección de robots terrestres y vehículos aéreos no tripulados.

La tecnología podría tener la mayor aplicación en el sector hortofrutícola, el tercer sector agrícola más grande de Australia, con exportaciones de 1710 millones de dólares en la última campaña de comercialización, ya que la configuración fija de las granjas se presta mejor a la utilización de robots.

Varios robots y un vehículo aéreo no tripulado que se están desarrollando en la Universidad de Sydney han pasado las pruebas de campo en una granja de almendros en Mildura, el estado de Victoria, dijo Sukkarieh.

Impulsado por un conjunto de ruedas y de la altura de un hombre, los robots fueron nombrados como los nativos camarones mantis, debido a 16 receptores de color distintos de los crustáceos marinos, capaces de detectar hasta 12 colores. Los seres humanos sólo tienen cuatro, tres de los cuales recogen colores.

Esta capacidad de reconocer los colores ya permite a los robots que detecten si la fruta está madura.

Los datos pueden ser procesados por algoritmos informáticos para determinar la acción que el robot debe tomar. Esto podría ser regar con agua o aplicar fertilizantes o pesticidas, o barrer y podar la vegetación, y, finalmente, el objetivo es recoger la cosecha.

“Si mañana conseguimos un granjero de manzanas, naranjas o tomates que quiera un robot para ir por arriba y por abajo de estos cultivos arbóreos de forma fiable y precisa, podemos hacerlo en el plazo de seis meses a un año.”

“La pregunta es si podemos hacerlos más inteligentes”, agregó Sukkarieh, que también ve la tecnología adjuntándose a los vehículos estándar para las granjas y prevé una granja de horticultura completamente automatizado para dentro de 10 años.

MANZANAS MAGULLADAS

Los agricultores australianos, que dependen de la mano de obra temporal para trabajos tales como la recolección de frutas y verduras, dijeron que darían la bienvenida a la ayuda de la alta tecnología.

“La recolección de bayas por un robot sería difícil, pero si pudieran producir un robot, se podría lograr un ahorro significativo”, dijo Allan Dixon, copropietario de la Clyde River Berry Farm en Nueva Gales del Sur, que por lo general lleva a cinco personas cada año.

Para conseguir suficientes trabajadores agrícolas, Australia permite algo de mano de obra de los países vecinos de las islas del Pacífico y Timor Oriental, así como el uso de mochileros con visas de trabajo temporales.

Algunos agricultores de frutas siguen siendo escépticos.

“Las manzanas siempre tendrán que ser cosechadas a mano, debido a su fragilidad. Ellas se dañan con mucha facilidad”, dijo Lucinda Giblett, directora de Huertas Newton en Australia Occidental.

“No vemos las oportunidades actuales ofrecidas por robots agrícolas. Incluso como un dispositivo para la poda, la aplicación es muy limitada”, agregó Giblett

PRODUCTIVIDAD

Serán necesarios nuevos aumentos de la productividad si Australia quiere alcanzar su objetivo de ser el principal proveedor de alimentos de Asia.

Un estudio de 2011 realizado por la Oficina Australiana de Agricultura y Recursos de Ciencias Económicas arrojó que alrededor de dos terceras partes del incremento en el valor monetario de la producción agrícola en los últimos 50 años en el país se redujo a las ganancias en la productividad.

Otra encuesta realizada por la Grains Research and Development Corporation mostró que el 67 por ciento de los encuestados en 2011 utilizada tecnología de autoguiado para guiar maquinaria como cosechadoras y pulverizadoras, por encima del 47 por ciento en 2008.

Sin embargo, siguen existiendo obstáculos para el uso de más tecnología, incluyendo el costo de la compra o alquiler de equipos y un menor crecimiento en el gasto en investigación y desarrollo. Algunos estudios muestran que el crecimiento en el uso de imágenes de satélite y cartografía de suelos se ha estancado en Australia y los Estados Unidos en los últimos años.

Independientemente de si puede cumplir con sus objetivos de proveer más alimentos a Asia, se espera que Australia juegue un papel importante en la seguridad alimentaria mundial por ser uno de los bancos de pruebas para las nuevas formas de producir alimentos de manera más eficiente en condiciones a menudo difíciles.

Artículo traducido al español por Drones Argentina.
Fuente: http://www.reuters.com/article/2013/05/26/us-australia-farm-robots-idUSBRE94P0EI20130526

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *